jueves, 13 de agosto de 2009

LOVE IS...

Se dice que las tres cosas que mueven al mundo son el dinero, el sexo y la muerte. No obstante, creo que en esta lista falta una de ellas, una muy importante: el AMOR. Y con amor no quiero decir cuando dos personas se enamoran, empiezan a salir juntas y todas esas cosas (todas esas chorradas, que diría alguien que yo me sé), me refiero al sentimiento de amor en general, al se le puede tener a un padre, una amiga, un animal... El amor como concepto global, aunque entonces quizá la palabra más adecuada sería la de sentimientos, los vínculos que se crean entre tod@s y cada un@ de nosotr@s.

El amor es algo que mueve montañas. Es capaz de hacer posible lo imposible y es una fuente de energía positiva inagotable. Por un sentimiento de verdad hacia otra persona uno es capaz de tirar adelante sea como sea, de superar todas las dificultades y de aguantar todos los males. Es un arma poderosa, de eso no hay duda, pero un arma de doble filo, un arma que puede acabar agrediendo a su portador de la manera más despiadada posible. Ya lo decía Alice Cooper en una canción de su álbum Hey Stoopid, "Sometimes Love's a loaded gun that shoots to kill", que quiere decir que "A veces el amor es una pistola cargada que dispara a matar" y creo que razón no le faltaba al amigo. Hay días en los que me levanto cargado de energía gracias al poder de los sentimientos, dispuesto a cualquier cosa, y sin embargo hay otros en lo que tengo una pérdida de fe increíble y me planteo si de verdad no estaríamos mejor sin esos sentimientos. Sé que puede sonar autista, pero hay muchas ocasiones en los que los sentimientos duelen tanto que a uno le gustaría ser como un robot, frío y sin emociones, sin esos vínculos que pueden llegar a ser tan fuertes que aniquilan. No sé cómo funcionaría una sociedad así, ya que el amor es uno de los principales motores de la humanidad; seguramente entonces no se nos podría ni considerar ni humanos. Y no digo que entonces seríamos animales, porque está más que claro que los animales tienen sentimientos (¿o acaso pensabas que cuando tu perro te mueve la cola al verte lo hace porque tiene un tic nervioso 0.o?).

Traiciones, decepciones, desengaños... Creo que tod@s hemos pasado por algo así alguna vez en la vida, y cuando se pasa se hace mal, se notan esos miles de cuchillitos clavándose en las entrañas del alma, cuando sientes que todo aquello que amabas, aquello en lo que creías no era tal y como tú pensabas y la realidad es totalmente distinta. Son esos momentos en los que digo que igual estaríamos mejor sin sentimientos. En esos momentos, cuando las emociones negativas te dominan, te sientes débil. Indefenso. Como si fuera otr@ el que maneja los hilos. Y yo particularmente ODIO sentirme así, débil e indefenso, con el alma totalmente desprotegida, sufriendo los impactos sentimentales una y otra vez. Es en esos momentos cuando nos sentimos enjaulados, como si nos agarraran y no nos dejaran ir, cuando en realidad lo que queremos es echar a correr y huir de aquello que nos hace daño.

"Huir de aquello que nos hace daño". No tener sentimientos para no sufrir sería equivalente a huir, tirar por el camino fácil, el indoloro, el que se supera sin esfuerzo. Ciertamente sería mucho más cómodo si fuéramos robots programados incapaces de sentir cariño o afecto por los demás, porque a veces ese cariño se nos puede volver en nuestra contra. ¿Pero nos sentiríamos vivos realmente? ¿Valdría la pena entonces todo el esfuerzo, el sacrificio, la lucha diaria? Por no hablar de cuando los sentimientos nos reportan candidez, seguridad, fuerza de voluntad y energía. Los buenos momentos. Aquellos en los que te sientes feliz, en lo que todo parece maravilloso y en lo que el corazón vibra con tanta intensidad que parece que quiera explotar y salir disparado del pecho. ¿Vale la pena dar de lado todos esos sentimientos por evitar los malos momentos? Es como el que quiere evitar tener una mascota por miedo a que se le pueda morir. Sí, se pasa mal al final, pero ¿y qué hay de los buenos momentos que se han vivido? Francamente no creo que una sociedad sin sentimientos, sin vínculos entre sí, sin amor, pudiera funcionar por si sola. Creo que dependería de un ente superior que la controlase y la hiciese moverse, por si misma sería un mundo estancado, sin posibilidad de avance.

Los sentimientos vienen en packs de dos, con su parte buena y su parte mala, y como todo donde intervienen los conceptos del bien y el mal, si quieres a uno tienes que quedarte con el otro, no pueden existir sin que esté el contrario. Desde el momento en que aceptas entrar en el juego, tienes que ser consciente de que a veces para pasarlo bien vas a tener que pasarlo mal. A veces para poder apreciar a una persona de verdad antes te habrá tenido que traicionar otra. Es bonito y triste a la vez, reconfortante e injusto, satisfactorio y doloroso. Pero es así, y por suerte o por desgracia, no se puede cambiar, ni quedarse sólo con la parte buena del asunto. Y es que aunque a veces duela, aunque a veces haga sangrar de rabia e impotencia, otras veces desprende chorros de luminosidad y positivismo sin igual.

Es lo que hay y así lo hemos de aceptar ya que, sin el amor, no tendríamos ese algo que nos hace ser tan particulares. No seríamos nosotros. No seríamos humanos. Aunque a veces me pregunto si no nos iría mejor sin ser así. Y es que aunque en los sentimientos los extremos están claramente delimitados, en la vida no impera el blanco o el negro; suele ser de un tono grisáceo, con sus risas y sus lágrimas.

13 comentarios:

  1. Wot, seré el primero en postear por estos lugares? Como diria Frank West: PERFECT!!.

    Vaya temas imperan por aqui ultimamente, desde luego me he quedado perplejo leyendo este buen tocho y al mismo tiempo preguntándome el porqué de semejante tema.

    Después de leerlo concienzudamente me vino a la mente una escena de una serie que no sé si habeis leido llamada Welcome to NHK. Este manganime trata sobre un chico llamado Takumi Sato que se vuelve hikkikomori dadas las circumstancias de su vida y de como, una chica que pica a su puerta llamada Misaki o Misato (ahora no lo recuerdo con exactitud)le intenta ayudar a volver a su vida cotidiana y a "recuperar" la felicidad.

    Mas adelantado el manga te das cuenta que la tal Misaki está aún peor que el propio protagonista y ambos crean un vinculo de amor odio muy peculiar en lo que yo defini como una de las historias que mas me han gustado de todas las que he leido. En un momento ya adelantado de la historia, Misato y Sato quedan en el parque donde tienen lugar sus "sesiones", se sientan juntos en uno de los bancos y ella le enseña a él un gráfico que habia estado confeccionando a lo largo de su vida y que habia creado a partir de estudios reales y mucho esfuerzo. En aquel gráfico ella citaba literalmente que la vida se componia de un 80% de sentimientos negativos y un 20 % de positivos. Un 80% de dolor y un 20% de amor y felicidad y le lanzaba al protagonista la siguiente pregunta: crees que vale la pena vivir por esto?

    Y yo ahora, amigos mios, os lanzo la misma pregunta: creeis que merece la pena vivir por ello? Creeis que ese 20% de emociones positivas y optimistas compensan el 80% de dolor y sufrimiento que tenemos que soportar? Creeis que las sensaciones positivas que algunos han vivido compensan todo el dolor que han soportado para originarlas? La vida está realmente bien compensada en la escala del bien y del mal?

    Aún recuerdo el trailer de Final Fantasy Versus XIII (que espero con ansia) que empezaba con una frase de William Shakespeare y que decia: "There is nothing either good or bad,but thinking make it so".

    ResponderEliminar
  2. Pese al tono ligeramente pesimista que por lo visto han captado mis fieles lectores después de leer esta entrada (tono normal dado lo "bien" que me van las cosas estos días `_´ ) decir que, en respuesta a la cuestión planteada aquí por el amigo Eisen, yo creo que SÍ, que realmente merece la pena pasar penurias de vez en cuando si con ello conseguimos alcanzar momentos agradables. Creo que no tendría que ser así, y que aunque soy consciente de que debemos pasar por algún mal trago alguna vez, creo que la vida está bastante descompensada en cuanto a situaciones positivas y negativas, habiendo demasiadas de las segundas en comparación con las primeras. O a lo mejor es que nuestra búsqueda egoísta del bienestar constante nos hace que las cosas buenas siempre nos parezcan pocas y las malas un mundo, como cuando estás en el autobús y siempre te acuerdas de cuando llega tarde diciendo "como siempre", pero cuando llega un día pronto, luego ya no te acuerdas diciendo "mira, hoy llega puntual como otras veces". Quiero decir, a veces parece que tenemos más retentiva para lo malo que para lo bueno.

    Una buena amiga nuestra me dijo una vez que incluso los malos momentos eran necesarios de vez en cuando porque sin ellos no sabríamos apreciar los buenos. Su comentario no iba aplicado a las penurias de la vida pero sí a los ámbitos laborales y ociosos, en los que "si siempre estuvieras de vacaciones llegaría el punto en que no sabrías valorarlas". ¿Realmente el ser humano es tan tonto como para necesitar del dolor para sentir el placer? Esto tendría miga para abrir otra entrada y debatir, pero la verdad es que yo también coincido con el comentario de nuestra amigüita.

    Volviendo a la cuestión principal, que me estoy desviando, creo que los buenos momentos, aunque sean más breves y en menor proporción, ofrecen una satisfacción y un bienestar que hacen que se nos pasen todos los males y que cualquier penuria que pasemos parezca más leve. El problema es que mantener esta actitud positiva todos los días es complicado, y hay días en los que parece que el mundo se te pone en tu contra y la balanza de la negatividad toma el control y todo parece oscuro. Somos humanos, imperfectos con ello, y eso demuestra que, aunque creamos en una cosa, a veces se tienen crisis y pérdidas de fe. Lo importante es no perder ese sentimiento para siempre y, aunque a veces nos veamos sumidos en la angustia, seamos capaces de tirar adelante y acabar volviendo al redil del positivismo otra vez. Aunque, y aquí hablo en tono estrictamente personal, muchas veces se necesita la ayuda de todas aquellas personas maravillosas que están al lado de un@ para poder tirar adelante, hay momentos en los que una persona sola no puede seguir sin la ayuda de los demás.

    Pero mientras se tenga la posibilidad de acceder a algo positivo, aunque sea mínima, valdrá la pena tener que pasar por cosas negativas. Como decía aquella canción de Queen del álbum The Miracle "Was it all worth it? YES, it was a worthwhile experiencie!! ^^" (que viene a decir ¿Valió todo la pena? ¡Sí, fue una experiencia muy válida!).

    Positivismo, buen rollo y energía luminosa, aunque a veces sea MUUUUY difícil ver las cosas así XDDD

    ResponderEliminar
  3. Solo queria hacer un apunte sobre esa pregunta que sueltas en tu anterior comentario que viene a ser "Realmente el ser humano es tan tonto como para necesitar del dolor para sentir placer?" a la que yo te respondo: No existen los masoquistas? Y esos, son seres humanos, no? También existen los Emos, que si bien no los conoces del todo bien, es una práctica o adjetivo que se ha puesto ultimamente de moda y que vienen a significar eso "personas que perdieron la fe en la vida y que mediante su aspecto y acciones sienten placer con el dolor que ellos mismos se inflijen, deben ser los masoquistas modernos XD".

    Y, desde luego, ya me imaginaba que tu mensaje y entrada venia con todo el rollo del mundo pues incluso iba a mandarte un e-mail preguntando si habia ido algo mal con Keiko para escribir tamañas cosas pero ya os vi en la playa y yo creo que no (a no ser que seais extraordinarios actores merecedores de enormosos y épicos premios).

    En fin, que vaya bien todo y nos vemos esta tarde para nuestra caza indiscriminada de Majinis como marca nuestra "Biblia" personal, y disfrutemos de esos pocos momentos buenos que nos proporciona la vida ^^

    ResponderEliminar
  4. Vaya, parece ser que el tono marcadamente pesimista de esta entrada ha causado revuelo! XD En parte no era mi intención, pero siempre está bien sembrar un poco de polémica entre mis visitantes...

    No sé si queda muy claro tras leer la entrada, a veces no expreso en palabras los sentimientos que quiero transmitir todo lo bien que me gustaría, pero cuando hablo de Amor en esta entrada me refiero a los sentimientos de fraternidad, pasión, confianza, amistad, etc., no me limito al amor en plan pareja, si no al amor como sentimiento que afecta a todo tipo de relaciones. Porque cierto es que un desengaño amoroso es duro, pero a veces un desengaño amistoso puede ser igual de duro y doloroso. Vamos, me refería al amor como fuerza capaz de otorgar la máxima felicidad o la más oscura tristeza.

    Para tod@s nuestr@s seguidor@s y amigüit@s TRANQUILOS, que no cunda el pánico, esta entrada no se debe a ningún problema con Keiko, ni mucho menos! La "culpa" la ha tenido un mes lleno de cambios drásticos en mi vida privada y laboral, así como un mes que está lleno de cosas que me encantan, como ya me dedico a explicar una entrada más abajo...

    These are very hard times but don't worry, buddies, Shinobi Aoyama would not be defeated without kick somes asses!! `_´

    ResponderEliminar
  5. Esperando renovación!!! Vaaa ke pronto me ire del museooo y luego no tendre tiempo para leer... y mientras estoy aburrida :p

    ResponderEliminar
  6. Paciencia, mi joven lectora Anónima... La mente siempre inquieta de Shinobi Aoyama está ya maquinando con qué nuevos relatos debe sorprender y divertir a su público... Permanece atenta, igual en breve te llevas una sorpresa...

    (Que por cierto, Regina, sé que eres tú, no hace falta que publiques como Anónimo; el detalle del museo te ha delatado :oP )

    ResponderEliminar
  7. jajajaja... no me digas... sabes ke soy yo?? :p

    Hoo es ke solo puedo publicar con la cuenta de gmail... primero escribo luego entro en mi web y luego se me borra el mensaje... por lo tanto ire de anonima por tu blog :p

    ResponderEliminar
  8. Hola! Por fin encuentro un hueco para leer el blog.

    Hay momentos en que entiendo perfectamente lo que es odiarse a uno mismo por el mero hecho de ser humano y sentir, pero aún así, sigo creyendo que esto es necesario para saber valorar las cosas positivas y, sobre todo, para hacerse fuerte. Lo que me sigue sacando de quicio es que los sentimientos negativos parecen tener un impacto mayor que los positivos (de hecho, leí por ahí sobre un estudio científico que lo verificaba), y es entonces cuando nos hacemos la pregunta de "realmente vale la pena?". Creo que sí, porque gracias a eso aprendemos a ser más equilibrados y a valorar las cosas sencillas y cotidianas, porque sí, a todos nos gustan las emociones fuertes, pero la vida no puede ser una continua montaña rusa, pues ahí es cuando vuelve lo que te decía: si siempre estuviésemos de vacaciones, al final ya no sabríamos valorarlo. Pues en definitiva, creo que placer y dolor, al final lo que hacen es guiarnos por el camino de la templanza, el equilibrio. Y para llegar ahí habremos cosechando éxitos y fracasos, pero ya decían por ahí que para alcanzar el éxito hay que pasar primero por muchos fracasos... Y si yo no lo hubiese pasado tan mal hace un par de años nunca os hubiese conocido a vosotros, y como tú siempre dices, Álex, los amigos están para lo bueno y para lo malo. Eso ya me lo has demostrado, y sé que nuestra amistad ha llegado a un punto en el que ya es imposible destruirla. Eso me hace fuerte para seguir levantándome tras cada tropiezo.

    No me cansaré de decirlo: gracias de corazón por la amistad y la confianza que me brindais. Eso es amor y lo demás son tonterías!

    ResponderEliminar
  9. Dado mi inusitado chafarderismo y marujez he pasado por estos lugares en busca de noticias y actualizaciones frescas y me he encontrado con un buen número de respuestas en esta entrada tan sumamente interesante que lleva ya su tiempo.

    Primero hay que saludar a la amiga Regina de Alex que aunque no me conozca, pues vamos, tal y como nos ha hablado Shinobi de ella, merece todos nuestros respetos.

    Y desde luego Nekoi, hay gran sabidurida en tus palabras y son de esas que deberian estar enmarcadas, en negrita, subrayadas en la Biblia personal de cada uno por la veracidad que tienen.

    A ver si Shinobi nos asombra a todos con una nueva actualización, aunque bien sabemos que aunque se tome su tiempo, la calidad de sus nuevas entradas son directamente proporcionales al tiempo que tarda en realizarlas.

    Saludos desde el Bar de Barbón donde los ánimos están caldeados pues nos llegan mensajes reveladores donde se cuentan sangrientas batallas alejadas de mi territorio donde se ha dado muerte a cientos de mis camaradas. Tal fechoria no puede quedar impune y mañana pondré en aviso a todo mi equipo.

    Dwisss

    ResponderEliminar
  10. Jennifer, tu comentario tiene verdades como puños y está muy, muy bien argumentado, creo que has conseguido decir más con pocas palabras que yo enrollándome como una persiana en la entrada. Pero lo mejor es que tu comentario me ha llegado a lo más profundo del alma y ha conseguido algo que JAMÁS me había pasado antes: me has emocionado y has conseguido que me salten las lágrimas de la felicidad. Y no lo digo en sentido figurado, es la pura verdad, mientras estoy escribiendo corren por mi rostro, empañándome los ojos y haciéndome difícil ver lo que escribo, y no me da ninguna vergüenza reconocerlo. Aunque esto podría interpretarse como otro símbolo de vulnerabilidad de los que hablaba en la entrada, ahora ya no lo veo así; me parece un símbolo de fortaleza máxima y una inyección de energía positiva como pocas!!! Lo que has dicho ha tocado mi fibra más sensible y me ha hecho sentirme muy, MUY afortunado de saber que tengo el GRAN honor de ser tu amigo. Soy yo el que debe darte las gracias a ti por toda la felicidad que tu amistad me brinda, y como tú bien dices, puedes estar segura de que el lazo que se ha forjado es INQUEBRANTABLE.

    ¿Realmente vale la pena sufrir algunas veces para poder tener momentos buenos como éste? No sólo vale la pena, cosas como ésta hacen que los momentos en los que sufrimos se queden pequeños.

    Te lo has currado, "hermanita pequeña" ;o)

    ResponderEliminar
  11. Eisen y Regina, prometo actualizar en breve el blog, la verdad es que si estos días no lo he hecho ha sido porque no he tenido la necesidad de expresarme a través de este medio y porque también he estado bastante ocupado atando cabos y resolviendo asuntos para preparar el desembarco hacia la "nueva vida", así como brindando mi ayuda a quien la ha necesitado. Además, ahora mismo me pongo a pensar y no se me ocurre nada de lo que hablar XD Pero tranquilos, seguro que la inspiración vendrá pronto y tendréis un nuevo tema de vuestro agrado por parte de vuestro humilde servidor, Shinobi Aoyama.

    Cuando menos lo esperéis asaltaré de nuevo, like a thief in the night, like a shadow in the darkness... :oD

    ResponderEliminar
  12. Perdón por la tardanza en pasarme por estos lares, y es que el despiste en mi hace estragos.... A mi me parece que tanto los sentimientos positivos como los negativos (especialmente éstos últimos) son importantes por que siempre aprendes algo de todos y cada uno de ellos. No se podría vivir sin sentimientos por que eso significaría ser como piedras inertes.

    ¿Qué si vale la pena, el 20% de emociones positivas, frente al 80% de sentimientos negativos? Pues yo creo que sí vale la pena, por que eso es señal de que estamos vivos, y que ese 80% que nos hace pasarlo mal, en el fondo nos hace más fuertes para seguir adelante y afrontar la siguiente dificultad que se nos presente, y así creo que es la vida. A veces te pasan cosas buenas y otras malas.

    Jenny, tu comentario es realmente conmovedor, me ha gustado muchísimo y creo que dices verdades como templos. Y para eso estamos los amigos para los buenos y los malos momentos ( en especial, en estos últimos, que es cuando realmente se necesita).

    ResponderEliminar
  13. Y tanto, si esto de la amistad es como un matrimonio: juntos en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza.

    Aunque siempre me ha gustado mas esa frase que dice que los amigos son aquellos que están ahi cuando los llamas y cuando no, también.

    Y ahora, viendo estos últimos comentarios, demonos todos una ahogadilla en este manantial de optimismo que aqui a brotado y veamos todo a través de los empapados ojos de la energia positiva.

    Aunque en fin, por mejor humor que pueda estar hoy, tengo malas noticias para los Galsias, Signals y Donovans que esperan en el Bar de Barbón XD.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

The Daily Puppy